La vida me ha enseñado que no se puede armar todo…

La vida me ha enseñado que no se puede armar todo como una gran hilera de dominós. Hay que armarlas pequeñas e irlas tumbando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.