Llegar tarde es como no llegar, pero igual se gasta el combustible

Yo siempre he pensado que la Comisión de Espectáculos Públicos y Radiofonía de República Dominicana está de más en este país.

Hace más de una década prohibieron un disco en la radio dominicana, el famoso disco “El domingo por la tarde” de Wiso G. La canción es sumamente vulgar y estoy de acuerdo con que se haya prohibido, ahora bien, la prohibición tuvo lugar más de un año después de que la canción salió al aire, cuando ya todo mundo (todo el mundo menos la Comisión de Espectáculos Públicos y Radiofonía) la había escuchado, la había cantado, la había bailado, se la sabía y ya ni le gustaba. La tardanza de la medida hizo que no sirviera para nada. Recuerdo que en aquel tiempo, repito, hace más de 10 años, pensé que la comisión estaba “buscando sonido” con esa prohibición.

Más adelante se prohibió el disco “La camisa negra” de Juanes. La verdad nunca supe porqué se había prohibido la dichosa canción y tampoco me importó mucho porque no me gustó la misma.

Ahora me entero de que la misma Comisión está buscando prohibir tres canciones del género urbano dominicano.

Esas canciones son:

No me malentiendan, estoy de acuerdo con la prohibición en la radio abierta de esas canciones porque tienen contenido no apto para todo público. Con lo que no estoy de acuerdo es con que se prohíban a estas alturas del juego.
Con esas tres canciones pasa lo mismo que con la canción de Wiso G, son canciones viejas, ya quien no debió escucharlas las escuchó, se las sabe, las cantó, las bailó y hasta escribió sobre ellas. Fueron tan populares y sonaron tanto que jartaron a los oyentes, al punto de que ya es muy dificil escucharlas en la radio abierta, pues han sido desplazadas por sencillos más nuevos de los mismos intérpretes.
Yo opinio que nuestra Comisión de Espectáculos Públicos y Radiofonía debe ponerse más las pilas en este asunto. No basta con prohibir una canción, deben prohibirla a tiempo. Si su objetivo es proteger la moral y las buenas costumbres de cierto segmento de la población dominicana entonces deben tomar cartas antes de que dicha canción pueda llegar a ese segmento, en caso contrario el esfuerzo es en vano.
Por mi que las prohíban, de todos modos ya me tienen harto, pero para la próxima procuren ser más rápidos y si su trabajo es velar por la calidad musical en dominicana (entre otras cosas) ESCUCHEN música y no esperen a que otra persona ponga la queja para actuar.